ASCENSOR


En todas las épocas ha sido necesario transportar cargas a lugares elevados. Para reducir esfuerzos se han inventado todo tipo de máquinas, como las grúas o los ascensores.
En 1857, el americano Elisha Otis instaló en unos grandes almacenes un ascensor movido por una máquina, de vapor. Los ascensores actuales usan motores eléctricos para elevar la cabina.




PROPUESTA

Diseña y construye un modelo de ascensor para dos plantas con indicadores luminosos de subida y bajada.


LISTA DE MATERIALES
  • Aglomerado 10 mm, para la base y laterales.
  • Contrachapado de 5mm, para la cabina del ascensor.
  • Varilla roscada M4.
  • Tuercas y arandelas M4.
  • Sinfín, engranaje (40 dientes).
  • Motor de corriente continua.
  • Finales de carrera (2).
  • Rele 8 contactos.
  • Interruptor.

CIRCUITO ELÉCTRICO


Se partirá de un diseño básico con una llave de cruce, al que se le añadirán progresivamente los operadores necesarios para solucionar los problemas que vayan surgiendo. La finalidad de este planteamiento será conseguir un circuito lo más económico y fiable posible.

FASE 1

Lo que queremos hacer:

Invertir el sentido de giro del motor para bajar y subir la cabina.

El circuito:

Utilizaremos una llave de cruce de la forma indicada en la figura:






SISTEMA DE TRANSMISIÓN

Estará formado por:

  • Un sistema sinfín-Piñon, este mecanismo se emplea en mecanismos que necesiten una gran reducción de velocidad y un aumento importante de la ganancia mecánica.




  • Un mecanismo Tornillo-tuerca: Se emplea en la conversión de un movimiento giratorio en uno lineal continuo cuando sea necesaria una fuerza de apriete o una desmultiplicación muy grandes. El sistema tornillo-tuerca presenta una ventaja muy grande respecto a otros sistemas de conversión de movimiento giratorio en longitudinal: por cada vuelta del tornillo la tuerca solamente avanza la distancia que tiene de separación entre filetes (paso de rosca) por lo que la fuerza de apriete (longitudinal) es muy grande.


La tuerca ha de quedar fija a la cabina del ascensor, esto se realiza ayudandonos de un taco de madera donde se realiza un agujero con una broca de 6mm y a continuación incrustamos una tuerca en dicho agujero a presión( para esta operación nos ayudamos del tornillo de banco).



Este taco de madera se pega en la parte trasera de la cabina del ascensor.



Problemas de funcionamiento:

El conmutador permite subir y bajar la cabina del ascensor, pero cuando ésta llega a uno de sus extremos la parada ha de realizarse de forma visual desconectando manualmente la alimentación del motor.

Solución:

Introducir un operador que sea capaz de detectar las dos posiciones extremas del ascensor.
FASE 2

Lo que queremos hacer:

Parar de forma automática el motor cuando la cabina se encuentra en las partes superior e inferior del ascensor.

El circuito:

Añadiremos un nuevo dispositivo llamado final de carrera. Este es similar un pulsador. La diferencia entre ambos es que el pulsador es accionado por el operario y el FC es accionado por la propia máquina, en este caso la cabina del ascensor,
Este nuevo operador permitirá conocer la posición exacta del ascensor y condicionar el funcionamiento del circuito.











SEÑORES PADRES CON HIJOS EN LA E.S.O



Este acertado artículo es una reflexión de Jaime Martínez Montero, Inspector de Educación en Cádiz, y que fue publicado el domingo, 29 de marzo de 2009 en el diario Almería Actualidad.

Lo que más sorprende a los especialistas extranjeros que visitan nuestros institutos es el mal comportamiento de los alumnos en el aula, la confianza de amigachos que preside su relación con los profesores (siempre con el tú por delante), lo escandalosos que son y el descuido con el que tratan el material que se pone a su disposición. Si los visitantes son coreanos o japoneses, la impresión les puede provocar un shock.


No es fácil conseguir mejoras significativas en los resultados escolares. Pero, desde luego, si no se aborda con seriedad y decisión el cambio del comportamiento de los alumnos, poco se puede conseguir. Para que el alumno pueda rendir en clase es preciso que, en primer lugar, atienda y, en segundo lugar, que lo dejen atender. Es el requisito previo, como lo es comprar un décimo para que te toque la lotería. Muchas de las correcciones que se ponen en marcha para atajar este mal son poco compartidas por los padres de las criaturas, que optan más por la impunidad de sus hijos que por su educación. Parece como si la mala conciencia del poco caso que les hacen la pudieran salvar poniéndose incondicionalmente de su lado a la mínima dificultad con la que tropiezan en el instituto.


Se ha llegado a una situación en la que no producen alarma y se dejan pasar comportamientos intolerables. Los que narro a continuación los he visto yo visitando aulas, exhibidos por mozalbetes de trece, catorce o quince años, mayoritariamente varones, y sabiendo ellos que yo era el inspector. Están los que no reprimen las exigencias de su cuerpo por pequeñas que éstas sean. Así, uno bosteza de la forma más larga y ostensible que se pueda imaginar, desperezando todo el cuerpo. Otro se rasca y hurga, a modo, en axilas, ingle, nariz y oído. El de más allá está prácticamente tumbado en su silla, en una postura en la que alcanzar el tablero de la mesa para leer o escribir es francamente imposible. Hasta a alguna parejita he debido mirarla con reprobación para impedir no sólo que hicieran manitas, sino hasta que fuera algo más lejos. Repito: todo esto mientras el pobre profesor (o profesora, porque como corresponde a la condición humana, suelen ser más groseros y aprovecharse más de quien juzgan que es más débil) intenta explicar su lección o corregir un ejercicio.


¿Y los padres? ¿Qué ocurre cuando se sanciona a sus hijos y se les comunica el castigo? Pues en muchos casos se ponen de su lado, exigen datos y pruebas como si la vida escolar y sus procedimientos disciplinarios fuesen un juicio por la vía penal. Les hacen ver a sus vástagos que su centro de educación y enseñanza actúa arbitrariamente, que persigue sin motivo a sus alumnos, que emprende procedimientos sancionadores contra ellos sin argumentos ni hechos: un día, sin que haya ocurrido nada, los profesores y el equipo directivo acuerdan porque sí sancionar a unos pobres inocentes, e inician procedimientos muy costosos, que requieren mucho trabajo extra y que les van a traer a los que los emprenden un sin fin de preocupaciones.

Señores padres: no es sensato creer antes a los propios menores implicados que a adultos expertos en problemas de disciplina como son los profesores. Los docentes son imparciales (por supuesto, más que los mismos menores o que ustedes), conocen bien a los chicos porque a lo largo de su vida profesional han tratado a miles de ellos, y saben calibrar la trascendencia de las acciones de los que ocupan las aulas porque, además de que se les prepara para ello, tienen la experiencia de haber pasado ya por cientos de casos anteriores.


Señores padres: no deben enseñar a sus hijos de qué manera pueden salir indemnes o cómo se pueden librar de las consecuencias de conductas inadecuadas, sino a que asuman sus responsabilidades, a que corrijan lo que hayan hecho mal, a que acepten los castigos que se les impongan, a que tengan confianza en los profesores y en los centros en los que están escolarizados. Porque, señores padres, no hay mayor despropósito que ayudar a sus hijos a que queden por encima de su profesor y de su instituto.


Señores padres: a sus hijos no les quedan tantos años para enfrentarse a la vida. Enséñenles también a tolerar la pequeña injusticia, el posible error. Porque en el mundo adulto van a encontrar muchas más arbitrariedades de las que puedan sufrir en la escuela. Déjenles bien claro que a sus profesores no les pagan para aguantarlos y reírles las gracias, sino para educarlos. Sus profesores son, para ellos, el anticipo de lo que luego, en el ámbito laboral, van a ser los jefes. Y, como decía Bill Gates, si cree que su profesor es duro con él, que espere a tener un jefe. Éste no va a tener ni la paciencia ni la vocación de su docente.


Señores padres: un viejo consejo decía: "Si vas a sufrir una operación peligrosa, deja todos tus papeles y todos tus asuntos en regla. Es posible que sobrevivas". Aplíquense el espíritu del anterior dicho. Queremos su colaboración y su ayuda para conseguir la mejor educación de sus hijos. Pero no para hacerle la vida más fácil a los docentes. Al fin y a la postre, lo más que convive un profesor con ellos es, durante algún año, dos o tres horas a la semana. Lo queremos porque en última instancia son ustedes los que van a tener que soportarlos durante toda su vida.

Fuente http://algomasquetecnologia.blogia.com/

LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

ALFABETIZACIÓN DIGITAL

La aparición de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha supuesto la creación, en breve espacio de tiempo, de nuevos medios de acceso a la información, como internet o la telefonía móvil. Con ellos han aparecido nuevos lenguajes y nuevas formas de comunicar.

La alfabetización digital consiste en el aprendizaje de los conocimientos necesarios para entender y utilizar adecuadamente las tecnologías y los lenguajes imprescindibles para vivir en la sociedad de la información.

Se trata en definitiva de estar capacitado para responder críticamente a los estímulos y exigencias de un entorno cada vez más complejo, con gran variedad de fuentes, medios de comunicación y servicios.

ASPECTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

Las tecnologías de la información y la comunicación están influyendo en todos los aspectos de la vida y de la organización social. Su dominio se extiendea todos los campos de la actividad humana, como la creación y organización de empleo, la relación entre las personas, la distribución del poder en la sociedad, la forma adquisición del conocimiento y de percepción de la realidad, etc.

Es evidente que la sociedad, la forma de adquisión del conocimiento y de la realidad, etc.
Es evidente que la sociedad de la información proporciona múltiples ventajas facilitando el acceso a la información y simplificando un gran número de tareas que, sin la ultilización de las nuevas tecnologías, se convertirían en tareas realmente tediosas. Sin embargo, es conveniente detenerse un momento en los inconvenientes y los perjudicados que el abuso de estas tecnologías pueden conllevar.

LA IMPORTANCIA DE LA VERACIDAD DE LA INFORMACIÓN

La posibilidad de conseguir más información favorece el estudio y la investigación, pero el hecho de que haya más no asegura el éxito, pues es muy difícil separar lo bueno de lo que no sirve. Se puede tener la sensación de que se está informado de todo y al instante, y, sin embargo, tener una totalmente deformada de la realidad.

DE ALFABETISMO INFORMÁTICO AL ANALFEBETISMO VERBAL

Es una evidencia, que se viene poniendo de manifiesto año tras año, que la capacidad de comprensión lectora se está debilitando de forma general, no solo porque los jóvenes leen cada vez menos libros, sino porque aumenta la lectura de mensajes breves y fraccionados, como los que producen la navegación por internet, los chat o correo electrónico. Así la alfabetización informática podría venir acompañada de un creciente analfabetismo verbal, una mayor dificultad en construir frases completas y, por tanto, dificultades de expresión, con todas las implicaciones que ello puede conllevar.

DETERIORO DE ALGUNAS HABILIDADES

Hace siglos, cuando los brazos y las manos empezaron a usarse para agarrar, trepar, tirar objetos como piedras y flechas, se produjeron cambios en la estructura del cerebro y del sistema nervioso de los seres humanos, que desarrollaron nuevos patrones de pensamientos. Sin embargo, la evidencia de los cambios o daños al desarrollo cerebral que pueden producir las nuevas tecnologías solo se está haciendo patentes años o décadas después de su uso intensivo. Es el caso de los teléfonos móviles, cuyos posibles daños están siendo documentados una década después de haberse iniciado su uso masivo.

PRUEBA TU PULSO

Leer Aspectos a seguir en la elaboración de una maqueta tecnológica

PROPUESTA

Se trata de un juego para poner a prueba tu pulso recorriendo una curva de alambre con un aro metálico, sin que se toque. Si fallas, poniendo en contacto el aro y el alambre, se encenderá la bombilla.

Lista de material:
  • Panel de aglomerado 10mm (21*29 cm).
  • Listón de pino o abeto 2*2 cm.
  • Un tubo de rotulador.
  • Portalamparas.
  • Bombilla pequeña.
  • Pila de petaca.
  • 50 cm de alambre de 2 mm.
  • 50 cm de cable fino.
  • 3 clavos.
Herramientas:

  • Taladro.
  • Pistola de silicona.
  • Soldador.
Pasos seguidos:
  1. Construye la base de contrachapado y coloca los dos soportes verticales para colocar el recorrido del juego.
  2. Elabora el mango que servirá como contacto móvil con una hembrilla en su extremo. Para ello, pasa el cable por el interior del tubo del rotulador y enróllalo en la rosca de la hembrilla. Asegúrate de que la hembrilla quede fija en el tubo.
  3. Monta los elementos del circuito: construye un interruptor de clip y un portalamparas con clavos. Realiza las conexiones con la pila.
  4. Curva el alambre a tu gusto para hacer el recorrido del juego, doblado y sujetado a los listones verticales.
  5. Pon cinta aislante en los extremos del recorrido y en los puntos donde quieras que hay un "descansillo". También puedes construir un ábaco contador para jugar con tus amigos y amigas.
Circuito eléctrico

Constituido por:
  • Una pila de petaca
  • Interruptor.
  • Conductores finos.
  • Alambre dulce de 2mm.

Probamos que el juego funciona correctamente.




Proyectos realizados: